Los obispos canadienses recuerdan que el consumo de marihuana es pecado aunque se haya legalizado

Es el segundo país del mundo en legalizar dicha droga

Los obispos canadienses recuerdan que el consumo de marihuana es pecado aunque se haya legalizado

El consumo de marihuana seguirá siendo un pecado a los ojos de la Iglesia. Así lo han dicho los obispos de Canadá, después de que el primer ministro Justin Trudeau anunciara que el uso recreativo de la droga dejará de ser un delito.

(Catholic Herald/InfoCatólica) Con la excepción del uso de cannabis con fines medicinales, consumir marihuana viola la virtud de la templanza y debe evitarse, dijo Mons. Frank Leo, secretario general de la Conferencia Episcopal de Canadá. «La virtud de la templanza, como se explica en el Catecismo de la Iglesia Católica, nos dispone a evitar todo tipo de exceso: el abuso de alimentos, alcohol, tabaco o medicamentos», dijo Mons. Leo.

«De una manera particular, el Catecismo subraya que el uso de cualquier droga, excepto en términos estrictamente terapéuticos, es también una 'ofensa grave', ya que el uso de drogas inflige un daño muy grave a la salud y la vida humanas».

Después de que la Ley Cannabis del gobierno canadiense recibió el asentimiento real en el Senado el 21 de junio, el primer ministro Justin Trudeau anunció que el uso recreativo de la marihuana dejaría de ser un delito el 17 de octubre. Canadá es el segundo país del mundo, después de Uruguay, en legalizar la droga a nivel nacional.

Según la ley, los adultos pueden poseer hasta 30 gramos de cannabis, cultivar hasta cuatro plantas de marihuana por hogar y pueden usar cannabis para preparar productos comestibles. Se prohíbe que las personas de 12 a 18 años posean más de cinco gramos (entre 7 y 10 cigarrillos de marihuana). Se venderá en puntos de venta regulados.

La tarea de los sacerdotes, así como de los padres y educadores de niños y jóvenes

Mons. Terrence Prendergast, arzobispo de Ottawa, dijo: «El uso recreativo de sustancias, ya sea marihuana, otras drogas y opioides, es parte de un continuo de consumo de sustancias que permite a las personas escapar de lo que consideran las cargas y los desafíos de la vida».

«Los obispos, sacerdotes, catequistas, jóvenes y trabajadores de la pastoral deberán enseñar sobre la templanza y cómo esto influye en las decisiones que tomamos», dijo.

«Las pautas para los confesores deberían servirles para ayudar a los penitentes con una guía sabia en este asunto», agregó, de igual forma que deben «abordar otros problemas contemporáneos como la plaga de la pornografía».

El arzobispo hizo hincapié en que los padres juegan un papel importante en alejar a los niños de la droga. «Los padres intentan y desalientan a sus hijos adolescentes de fumar y beber siendo menores de edad, entonces, ¿cómo va a ser diferente con el uso de marihuana?».

24 comentarios

keparoff
Esa pintoresca distinción entre alcohol y drogas como base para determinar el pecado del mero consumo no sé de dónde se saca. El alcohol es una droga, que tiene mucho peligro si se usa mal, y nunca ha sido pecado su consumo sin excesos.

Exactamente igual que los porros, hay quien se fuma alguno de vez en cuando, y tiene una vida perfectamente formal, y hay quien acaba todo el día medio colocado, y en ese caso, está pecando contra la templanza, y contra el sentido común, porque se estropeará la vida.
29/06/18 10:45 AM
Sor Lucía
Menuda estupidez.
Entonces, el consumo de tabaco, alcohol, grasas saturadas, azucar excesivo y bollería industrial también serán pecado ¿No?´
A este paso van a conseguir que sea pecado hasta respirar.,
29/06/18 12:10 PM
Horacio Castro
Los problemas morales para ocuparse (¿queda alguien?) en Canadá son mayores que, por ejemplo, el consumo de tabaco, de alcohol y de marihuana ya que estamos.
29/06/18 1:26 PM
Néstor
Soros sigue logrando sus objetivos. Pocos, pobres, sin hijos, viejos y drogados. Es lo que se llama el progreso. Y para el tema de los viejos, la eutanasia, que también tiene que ver con "pocos". Los logros de la modernidad son innegables.

Saludos cordiales.
29/06/18 1:27 PM
Fred
El consumo de marihuana es mucho más perjudicial que el tabaco y el alcohol. La marihuana provoca daños en el cerebro en las áreas de memoria, aprendizaje y autocontrol.
Ademas de ser el camino habitual para llegar a las drogas duras.
29/06/18 2:31 PM
Francisco Ruiz
Luego les vendrá la factura de cobro a los Canadienses
29/06/18 2:42 PM
maru
Canadá, se ha rendido a Satanás. ES INCREIBLE!!! Compadezco a los canadienses por el mandatario que tienen
29/06/18 3:32 PM
Horacio Castro
Por supuesto que la responsabilidad moral grave es de los legisladores que favorecen este tipo de adicciones muy perjudiciales para la salud. En los consumidores es un problema para la salud mental y física.
29/06/18 3:59 PM
Maria A
Pensaba que esto ya se sabía. El abuso del alcohol es pecado mortal y lo que se perpetre en ese estado. Mi párroco lo decía en el púlpito hace 60 años y se estudiaba en moral en los colegios. No podemos deteriorar nuestra salud ni la de los demás.
29/06/18 5:57 PM
Bruno
Keparoff:

La marihuana siempre tiene como efecto alterar la conciencia, que es lo que hace el alcohol cuando se abusa de él. Por eso es pecado abusar del alcohol y usar la marihuana (excepto en casos medicinales justificados).
29/06/18 7:11 PM
Jaime Z
Estoy de acuerdo con que los problemas morales derivados del alcohol son más graves que los de la marihuana. El alcoholismo es causa de la ruptura de muchas familias: malos tratos, desatender a los hijos, agresividad, conflictividad social. La marihuana podrá tener un efecto de atontamiento y relajación, pero no de agresividad y conflictividad como produce el alcohol.
29/06/18 7:34 PM
Jordi
Si es malo fumar tabaco, también es malo, y el doble de malo, el fumar tabaco con marihuana, o sólo marihuana.

Los médicos conocen de los males de la marihuana: su legalización sólo responde a una presión social que sabe y quiere de los males de la marihuana, es "la generación mala y perversa".

Al político tanto se le da, pues para ello tiene a la Seguridad Social para recoger a los desahuciados de la droga de todo tipo: allá tú.

Para el político, le encanta una población sometida a los efectos del alcohol, la marihuana y la cocaína, son apaciguadores sociales.

Entre el tabaco y la marihuana, lo peor es la marihuana.
29/06/18 8:36 PM
Norma Jones
No estoy de acuerdo con estos obispos pues yo veo a la marihuana como medicina. Tengo una enfermedad inmune y progresiva y se y estoy segura, porque lo investigué por años, que si al inicio de la misma hubiese consumido marihuana yo estaría sana. Hay evidencias y testimonios de curas o alivios totales en casos como párkinson, epilepsia y alguanos de diabetes, Alzheimer y esclerosis.
Yo confío en el poder curativo del aceite de
canabis, al que ya le han extraído la sustancia adictiva. Yo nunca consumí marihuana porque lo vi como pecado, pero ahora no, pienso que la naturaleza es sabia.

---

LF:
Haga el favor de leer la noticia. Los obispos no niegan el consumo de esa sustancia por razones terapéuticas.
29/06/18 10:19 PM
Apolinar
Todo esto de la "war on drugs" es solo un negocio gringo.
No es la prohibición, sino la educación la forma civilizada de luchar contra las drogas, como luchamos contra el alcohol o el tabaco.
30/06/18 12:17 AM
Aida borrero
Por lo menos encuentro a Nestor q a Dios gracias es el unico q al parecer conoce la realidad q hay detrás de todo esto...Soros, y en nuevo oden mundial....Dios nos siga iluminando ..
30/06/18 3:37 AM
Alfonso
Apolinar:

Los niños de 12 años van a poder tener marihuana.
Los niños de 12 años no pueden comprar tabaco o alcohol.
¡Menuda posibilidad de educar a un alumno de 12 años, ¡doce!, si ya te puede fumar marihuana...!
¡Ah!, pero tabaco no...
¿Cómo se puede educar al chaval si ya le estamos dando su arma autodestructiva?
Pobres profesores...
30/06/18 9:27 AM
Julio
Ay Ay sor Lucia que nos tienes agotados de rezar por ti. Desempolva el flagelo y arreate dos. Veras las cosas con mayor clarividencia.
30/06/18 9:32 AM
DJ L
La drogadicción está en la cabeza, no en una sustancia que ni es buena ni es mala. Es neutra, depende del uso al que se destine.

Más potente que un cigarrillo de marihuana es una copa de whisky Chivas de 12 años del que disfrutará más de un obispo canadiense.

Que conste que yo, como Bill Clinton, no me tragué el humo cuando estaba en la universidad. ¿Sería pecado?
30/06/18 9:50 AM
Alba
Todo lo que tiente contra la salud del cuerpo se convierte en pecado.
30/06/18 11:03 AM
Soledad
Alucino con los comentarios
Mucho médico hay por aquí, para comparar unas sustancias con otras. Incluso se dice que a "sustancias neutra".Tomate una sustancia fuerte a una dosis adecuada y ya verás la neutralidad, como agua:insípida... SEAMOS SERIOS
Se habla con mucha ligereza del tema, que nadie se ofenda.
Solo voy a decir una cosa. Es una barbaridad legalizar esto con fines lúdicos, que o niños puedan acceder a ellas. Alguien ha dicho que actúa a nivel de la conciencia... Efectivamente ,es puerta para otras drogas más duras y en ciertas personas el botón que desencadena una enfermedad mental. UN PORRITO NO HACE NADA, pues si. Me recuerda lo de yo soy capaz de controlar, tb dicen eso los cocainomanos. Hace unos días decía a TV que los últimos estudios demuestran que los problemas aparecen a partir de los diez años del comienzo de consumo de la cocsina
Cuidado con lo que se dice, lo digo como médico.
Apostilló Canadá se doblega al demonio y en España alguien quiere (Pablo Iglesias) que Seamos una potencia mundial en la producción de marihuana.
Por favor más rigor al hablar.
30/06/18 5:07 PM
Mª del Pilar
Las cosas no son malas porque sean pecado, son pecado, precisamente porque son malas.
La ley de Dios nos es baladí, es una ley de vida.
30/06/18 5:14 PM
Horacio Castro
La historia, lamentablemente, demuestra que no fueron jerarquías católicas las que se destacaron en la lucha contra los excesos de empresas productoras de bebidas alcohólicas y tabaco. Esta muy bien prevenir, pero lo cierto es que la recuperación de adictos al consumo de drogas de todo tipo, se encara de otra manera.
1/07/18 12:41 AM
Spes
A ver si los que están a favor de la marihuana les gustaría que los operara un Dr. bien tronado , o que maneje un autobús uno que anda igual, se les pierden los sentidos, y lo que es peor es que es la puerta para otras drogas, cada vez más fuertes, hasta que se les funde el cerebro
1/07/18 9:31 AM
Adriks
El abuso es pecado, pero la marihuana en si es una planta medicinal como una pastilla de dormir o incluso más sana ya que sale de la tierra y no de un laboratorio a base de quimicos.
Ahi que legalizar el autocultivo de consumo propio y prohibir la venta o distribución estatal de tal sustancia. ( Cada uno en su privacidad tiene de tener libertad de cultivar marihuana, otra cosa muy distinta que se utilize para narcotrafico o el Estado para enriquecerse a base de impuestos como pretende el Rojerio de Podemos.. )
Si el tabaco es legal, conociendo como una sustancia yo diria más perjudicial que la marihuana, porque no se dará libertad al autocultivo.
Prefiero ir con un conductor de autobus responsable que se fuma un porro por la noche antes de dormir porque tiene problemas de insomnio que un adicto al tabaco que este corriendo con el bus para hacer el descanso y fumarse el pitillo. ( Aveces las drogas legales son peores que las ilegales como la marihuana.. todo lo demás ahi que pegarle fuego )
3/10/18 7:00 AM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.