10.07.18

Cada día una oración: hoy, Corea del Norte

El inicio del verano se nos suele llenar de propósitos y hoy quiero sugerirles uno nuevo. No les voy a pedir que recen por nuestros hermanos perseguidos porque sé que lo hacen a diario. Les propongo que cada día lean algo sobre los perseguidos de un país concreto y que recen por ellos. Tal vez no necesiten leer y tengan en la memoria mil pequeñas historias de esas que se ven enormes con los ojos de la fe: mártires y testigos de Cristo en Pakistán, India, Nigeria, Sudán, República Centroafricana, China, Vietnam, Etiopía, Egipto, Siria, Líbano, Irak…pongan un rostro, una historia, una parroquia, un sacerdote, un seminarista, una viuda, alguien por quien orar, a quien acomodar en el manto de la Virgen, Consuelo de los Afligidos. Si les faltan testimonios, busquen en este blog.

Les propongo hoy que concreten su oración por los cristianos perseguidos por los hermanos de Corea del Norte. Parece que, en la seleccion de dictadores a eliminar por parte de las potencias occidentales, al actual dictador comunista de la dinastía Kim de momento no le ha tocado ser blanco de misiles. Sin embargo, podríamos encontrarnos ante el país más opresor del globo terráqueo. 

Tratándose de un régimen que practica un férreo control del movimiento de personas y de información resulta muy difícil obtener información precisa sobre lo que allí sucede. Así, no contamos con cifras fiables sobre el número de cristianos que podrían vivir en Corea del Norte. Esta falta de datos y la desconfianza sobre la información que el régimen pueda proporcionar se traslucen en la entrevista que Ayuda a la Iglesia Necesitada   ha realizado al padre Kang Ju-Seok. Les recomiendo que contrasten sus prudentes  opiniones con el testimonio que un misionero francés radicado en Corea de Sur, el padre Philippe Blot, proporcionaba en una Noche de los Testigos organizada por Ayuda a la Iglesia Necesitada. Pueden consultarlo aquí.

PUeden también ampliar la información consultando el Informe de LIbertad Religiosa de Ayuda a la Iglesia Necesitada.

Leer más... »

6.05.18

Atentado en República Centroafricana

Los católicos de República Centroafricana estrenaron el mes de la Virgen con un atentado que hasta el momento ha provocado la muerte de 16 personas. Entre las víctimas se encuentra el Padre Albert Toungoumalé-Baba, a quien pueden ver en la fotografía que encabeza este post, y que pedía oración por su castigado país a los benefactores de Ayuda a la Iglesia Necesitada.

Poco se habla de República Centroafricana, y lo que a veces se dice solamente provoca confusión. Maliciosamente se pretende resumir el conflicto que desangra este país como un enfrentamiento entre musulmanes y cristianos pero no sucede tal cosa. 

Leer más... »

30.04.18

Fidelidad o apostasía

Les hago llegar hoy, gracias al servicio de prensa de Ayuda a la Iglesia Necesitada,  el testimonio de una adolescente egipcia, Nesma Wael, cuya madre fue una de las víctimas del atentado perpetrado por terroristas del Estado Islámico en una iglesia copto-ortodoxa de El Cairo, Egipto, el pasado diciembre. La muerte de su joven madre es sólo un ejemplo de esa impresionante fidelidad a Cristo que, por gracia de Dios, lleva a miles de cristianos a entregar la vida por su fe. India, Nigeria, Pakistán…han sido en los últimos días objeto de nuestra oración por tantos hermanos perseguidos en Cristo. Se trata de países en los que se diría que la siempre creciente persecución pretende hundir una fe que, sin embargo, es cada vez más fuerte, más grande, más esperanzada, más atenta a la eternidad

Leer más... »

11.03.18

Oremos

Es tal la inmensidad del sufrimiento del mundo que nos aplasta. Nos supera. Nos frustra. Porque sabemos que nuestras fuerzas son un grano de arena en un desierto. Cuando contemplo el cielo, obra de tus dedos, la luna y las estrellas que has creado, ¿qué es el hombre, para que te acuerdes de él? (Sal 8)…ante la grandeza de la creación y la dimensión de sus gemidos, ¿hay algo que podamos hacer?

Ay, cuánto olvidamos que “nuestro auxilio es el Nombre del Señor, que hizo el cielo y la tierra” (Sal 120), y qué poco caso hacemos al mismísimo Dios, que nos recuerda: “Clamaste en la aflicción y yo te libré” (Sal 80,8)

Es normal, vivimos la fe en un ambiente voluntarista, que parece haber dejado de creer en el poder de la gracia de Dios. Cada vez son más los pecados con los que hay que negociar porque nos vemos faltos de fuerzas humanas para apartarnos de ellos. Se difunden en las redes cual peste bubónica mensajes melosos a los que les sobran consejitos ñoños y les falta recordar que sin Él no podemos hacer nada: ayuna de enfadarte, ayuna del móvil, ayuna de envidias, ayuna de películas…¿y quién me dará a mí ayunar de tantas cosas??? (Por cierto, ¿lo de ayunar no es, simple y llanamente, pasar hambre?)

Leer más... »

7.03.18