18.09.18

Engancharse a la misa dominical

Me parece que hay que entrar por el camino de la simplificación. Los planes pastorales de diócesis y parroquias me superan. Objetivos, contenidos, actitudes que fomentar, valores que proponer. Si hablamos de actividades, ya es que ni cuento. Entre catequesis, campamentos, liturgias varias, grupo de A, B, C y X, salidas, excursiones, Cáritas, cultura, vida ascendente, fiesta parroquial y encuentros a diversos niveles: parroquia, arciprestazgo, vicaría, diocesanos, alguna peregrinación… un estrés de padre y muy señor mío.

Todo esto me parece bien. Cuanta más vida una parroquia, mejor que mejor. Dicho esto, yo creo que lo que hay que lograr es que la gente se agarre a la misa dominical de forma que se convierta en algo tan consustancial, tan natural, como respirar, comer, caminar, dormir. Cuando me encuentro con una familia que, por ejemplo, al planificar un viaje, lo primero que se pregunta es dónde ir a misa el domingo, o cuando salir o regresar para no perderla, esa es una familia católica enganchada a la Iglesia.

Leer más... »

16.09.18

La del WATER, en sus consecuencias

Una de las “grandes estrellas” del pasado congreso de la Juan XXIII fue una tal Mary E. Hunt, que según el propio congreso es teóloga feminista, católica activa en el movimiento de mujeres-iglesia y en asuntos religiosos LGBTIQ, y Codirectora de la Alianza de mujeres para la Teología, Ética y Rituales (WATER). Ya dije en su momento que las siglas las carga el diablo, y que presentarse en España como codirectora de una cosa llamada WATER presagia las peores conclusiones.

Supongo que, ya que ha venido a España, y que el viaje habrá costado un pastizal, y prefiero no pensar pagado por quiénes o por qué, hay que amortizar la presencia como sea, y una parte del como sea es una extensa entrevista publicada, a que no se lo imaginan, en Religión Digital. Vale. Todo previsible. Total, la codirectora del WATER no va a soltar ideas perfumadas y Dios os cría y ellos se juntan.

Leer más... »

14.09.18

Gordos

Me lo contaron atribuyendo la frase al marqués de Santo Floro. Hay dos cosas por las que no se debe preguntar nunca: el peso y los hijos. Decía el marqués, y si no era él la cosa sigue siendo acertada, que engordar o adelgazar puede ser por régimen, enfermedad, llevarse bien o suponer un trauma para el sujeto. Por eso, mejor callarse. La otra cosa, lo de los hijos. Cuántas veces no hemos abordado a una pareja con este tema: ¿y vosotros para cuándo? cuando tal vez llevan tiempo llorando porque quieren los hijos y no vienen.

Esto es un blog católico, y podría parecer que la cosa de los kilos estaría mucho más cómoda en un blog de salud, nutrición o estética. Sin embargo, creo que algo puede tener que ver.

Leer más... »

12.09.18

El defensor del feligrés

No es fácil decirnos cualquier cosa a los curas, y no digo ya a vicarios y obispos. Los curas, el gremio que mejor me conozco, somos muy nuestros y bastante remisos a que se nos lleve la contraria y nos pidan explicaciones. De hecho, hay gente que es que ni se atreve a preguntar temerosa de la reacción de su señor párroco. Si la cosa fuera de negociado superior (vicaría, diócesis) es que ya ni lo intentan, convencidos de que no merece la pena.

Partiendo de este dato, se me ocurre que no estaría de más instituir en nuestra santa madre Iglesia la figura del que podríamos llamar “defensor del feligrés”, o similar, persona de toda confianza del pastor correspondiente, que podría recoger las inquietudes, protestas, cuestiones que planteen los fieles y trasladarlas periódicamente a la autoridad competente. Es más, creo que la figura del “defensor del feligrés” podría instituirse en diócesis, vicarías e incluso en parroquias de una cierta entidad.

Leer más... »

9.09.18

Lo de la Juan XXIII: una urgencia y la tomadura de pelo de la solidaridad

Sí. Hoy son dos cosas. Las dos cosas. 

Lo de la urgencia es por la misa de clausura y que, sinceramente, creo exige una palabra desde la archidiócesis de Madrid. La crónica de la misa la tienen una vez más, y cómo no, en Religión Digital, con alguna foto y todo. Me parece una barbaridad que merece contestación.

La otra cosa es lo que voy a llamar la tomadura de pelo de la solidaridad, y es que la colecta, como el algodón, no engaña. 

Leer más... »