4.12.19

Fátima: ¿Fue realizada la consagración de Rusia? Estado de la cuestión (3-4)

Los primeros intentos de Juan Pablo II

Muy mariano y conocedor del mundo comunista del cual provenía, el papa eslavo tuvo conciencia de la dimensión de este acto[1] intentándolo más de una vez:

  • El 13 de junio de 1981: un mes después del atentado. Ofrenda de la familia humana a la protección de la Virgen. No fue propiamente una consagración ni revistió las condiciones exigidas por Nuestra Señora.
  • El 8 de diciembre 1981: Repetición del mismo acto.
  • El 13 de mayo de 1982: al año del atentado. No hubo consagración sino ofrenda a Dios por María. Interrogada Lucía en Fátima al dia siguiente por Mons. Hnilica y tres prelados más contestó que Rusia no había sido el objeto de la ofrenda[2].

De hecho, Lucía anticipó que no se debía esperar la consagración porque “el episcopado mundial no esta dispuesto[3], ya que el Santo Padre no se la había ordenado. En carta al Papa del 12 de mayo 1982, vísperas del acto y de un encuentro privado con él, la hermana reafirma sin ambajes el pedido del Cielo:

A Su Santidad Juan Pablo II humildemente expongo y suplico: La consagración de Rusia al Corazón Inmaculado de María en unión con todos los obispos del mundo (…) La tercera parte del secreto: Se refiere a las palabras de Nuestra Señora: ‘Si no, difundirá sus errores por el mundo, promoviendo guerras y persecuciones contra la Iglesia. Los buenos serán martirizados, el Santo Padre tendrá mucho que sufrir, varias naciones serán aniquiladas’ (…) Porque no hemos atendido a ese llamado del mensaje, verificamos que se ha cumplido. Rusia ha ido invadiendo el mundo con sus errores. Y si no vemos todavía el hecho consumado del final de esta profecía, vemos que hacia allí vamos a largos pasos…[4]

Leer más... »

2.12.19

Fátima: ¿Fue realizada la consagración de Rusia? Estado de la cuestión (2-4)

Devaluación del mensaje de Fátima

Recién en 1941 se conocieron las dos primeras partes del secreto, por lo que la vidente fue acusada de hacer profecías post eventum, en particular la cumplida en la noche del 25 de enero 1938 con el extraño enrojecimiento del cielo en casi todo el hemisferio norte. En febrero 1946, interrogada por el R. P. H. Jongen sobre por qué no habría revelado antes lo que se supo tardíamente, Lucía le contestó, que en ningún interrogatorio pasado (los canónicos de 1922 y 1924 y otros previos) se le pidió que hablara del tema[1]. Lo primero que se conoció fue el requerimiento de la comunión reparadora de los cinco sábados en 1925 y luego el pedido de consagración de Rusia de 1929, ambos comunicados de inmediato a Mons. da Silva, pero no tenidos en cuenta para el reconocimiento oficial de la aparición. Después de la III y IV Memoria a fines del ’41 es cuando sor Lucía recibió de su diocesano la orden de redactar la tercera parte del secreto, lo que hizo en enero de 1944.

No es a ella a la que hay que imputarle la responsabilidad de una divulgación demorada sino a la comisión encuestadora y al obispo de Leiría. Sin embargo, tuvo también gran influencia la crítica destructiva -que aun persiste en ciertos ambientes- del P. Ernesto Dhanis, jesuita belga profesor de Lovaina y corredactor del Catecismo Holandés[2], quien en 1944 publicó en la revista Streven de Amberes dos artículos en flamenco, reunidos en un libro en 1945[3].

Leer más... »

30.11.19

Fátima: ¿Fue realizada la consagración de Rusia? Estado de la cuestión (1-4)

Comenzamos a publicar aquí, en cuatro entradas, el excelente artículo de los profesores Buisel y Sequeiros acerca de la consagración de Rusia a la Inmaculada Virgen María, como Nuestra Señora misma pidió en Fátima, en 1917.

El mismo nos fue remitido por sus autores para ser publicado en nuestros espacios, con el fin de salir al cruce de quienes aún se empecinan en decir que “la consagración de Rusia ya fue hecha". 

En el ámbito de las lenguas hispanas, al menos nosotros no conocemos peritos más preparados que ellos que, a su vez, con madre e hijo, este último, sacerdote.

En la última entrada brindaremos el artículo completo para,

Que no te la cuenten…

P. Javier Olivera Ravasi, SE


Fátima: ¿Fue realizada la consagración de Rusia? Estado de la cuestión

Prof. María Delia Buisel - Pbro. Dr. Víctor Agustín Sequeiros

De Fatima numquam satis

Sobre Fátima[1], aun no está todo dicho. Por grande que sea el esfuerzo de ciertos clérigos por enterrar las apariciones de Fátima y de darlas apresuradamente por muertas y sepultadas en el pasado[2], parece que el Cielo, por el contrario, se complace en mantenerlas más vivas que nunca, como en el caso de los impactantes hallazgos documentales de la destacada historiadora Cristina Siccardi, que remontan la “prehistoria” de Fátima al nacimiento de Portugal y en particular a sor Filipina de’ Storgi, monja de la familia real de Saboya, quien en 1454 recibió en su agonía la visita de la Santísima Virgen anunciándole “acontecimientos futuros muy graves por los que Satanás hará una terrible guerra, pero perderá porque la Virgen Santísima Madre de Dios e del Santísimo Rosario de Fátima ‘más fuerte que cualquier ejército formado en batalla’, lo vencerá para siempre[3]. Por supuesto que en 1917 ni los pastorcitos, ni nadie en Portugal, podían tener atisbo alguno de semejante revelación, pero la Providencia dispone los tiempos en que se deben conocer las cosas[4].

No es de extrañar que el Papa Benedicto XVI haya declarado en el Santuario el 13 de mayo de 2010 que “se equivoca quien piensa que la misión profética de Fátima está acabada[5].

Dejando de lado por el momento la polémica acerca de la autenticidad y completitud de la tercera parte del Secreto, de la que hay profusa y divergente bibliografía[6] y en la cual se vio envuelto, al menos indirectamente, el mismo Benedicto[7], procuraremos en el presente artículo ofrecer un fundamentado status quaestionis sobre otro de los puntos candentes referidos a Fátima: el requerimiento celestial de la Consagración de Rusia y la respuesta pontificia a tal demanda.

Revelación privada de carácter religioso-político

Ante todo, es necesario destacar que el pedido se encuadra en una revelación privada que

Leer más... »

28.11.19

Un monasterio benedictino tradicional (en Brasil). Entrevista del Padre Javier a Dom Justino Bueno

Varias veces hemos intentado bregar por la fundación de un monasterio tradicional en nuestra Latinoamérica.

Por esas ironías de Dios, parece que, justamente en los tiempos recios que nos tocan vivir como Iglesia, el Señor se esmera a fondo.

Hace apenas unos días hemos estado en Río de Janeiro, por invitación de la Liga Cristo Rei y el Centro Dom Bosco, dos instituciones pujantes allí, para disertar acerca de los Cristeros mexicanos (ya trataremos de subir las intervenciones). Y por gracia de Dios nos enteramos de la próxima fundación de un monasterio benedictino que celebrará la liturgia según la forma extraordinaria.

Tantos fueron los postulantes (más de cien) que el futuro abad debió hacer una selección bien precisa para comenzar con una decena.

Para quien desee conocer un poco más o dar una mano a esta iniciativa que traerá muchas gracias a nuestro continente, les dejo el link del proyecto y una entrevista realizada a su futuro abad, Dom Justino Bueno.

Que no te la cuenten…

P. Javier Olivera Ravasi, SE


PARA SUSCRIPCIÓN A LOS POSTS VÍA WHATSAPP, seguir estas indicaciones:

  1. Añadir a la agenda de contactos de su teléfono este número tal como está: 005491135809554 o bien +5491135809554 (pueden agendarlo como “Que no te la cuenten” o como deseen).
  2. Una vez agregado, enviar un mensaje vía Whatsapp con la palabra “ALTA” (es imprescindible enviar un primer mensaje para poder ser agregado a la lista).

Ya está. A partir del próximo post comenzarán a recibir automáticamente las nuevas entradas en sus teléfonos.

– Para realizar una donación voluntaria, AQUÍ

25.11.19

Isabel la Católica: santa súbito

A 515 años del fallecimiento de la gran reina Isabel, una conferencia y algunas preguntas y respuestas para,

Que no te la cuenten…

P. Javier Olivera Ravasi, SE

SUSCRÍBASE al Canal de Youtube del www.quenotelacuenten.org.

Pongamos aquí a modo de resumen, algunas preguntas y respuestas sobre el famoso tema de la “expulsión” de los judíos de España, el gran óbice que aún impide, con enorme injusticia, que Isabel no tenga un lugar en nuestros altares, como explicamos profusamente en nuestro “Que no te la cuenten 2″.

1) España: ¿tenía el derecho, moralmente hablando, de expulsar a los judíos instalados desde hacía tiempo en España?

Los judíos de España estaban lejos de haber estado desde hacía tiempo en España y, mucho más, de ser autóctonos. La gran mayoría había llegado por sucesivas oleadas extranjeras a raíz de las cuales los soberanos españoles los habían recibido libremente y no por obligación. En cuanto a los judíos que tenían más años en la Península, ellos se habían puesto, como vimos más arriba, al servicio de los invasores, como lo declara el Achbar Majmua, crónica árabe del siglo XI.

2) Los judíos eran españoles que profesaban una religión distinta a la de los reyes, ¿por eso los echaron?

En absoluto; como lo indica la estudiosa projudía, Beatrice Leroy, «el derecho de ser judío y de vivir en España es comprado al Estado por un impuesto particular»[2], de allí que el judío fuese un personaje tolerado y protegido a la vez, a quien le estaban prohibidos ciertos actos por el hecho de ser judío, análogamente a como sucede en varios países, donde a un extranjero se le impiden ciertos derechos que a los nacionales no.

3) Pero, ¿la caridad cristiana no hubiese exigido acoger al extranjero como a un hermano?

Sí, pero momentánea y no perpetua ni obligatoriamente, menos aún cuando su presencia perjudicara el bien común del todo.

4) ¿No existían obligaciones especiales de parte de los cristianos para con los judíos, por las cuales debían aceptarlos?

Existió durante la época de la Cristiandad y según la doctrina de San Agustín, la idea de proteger y tolerar a los judíos por la sencilla razón de que, mientras conservaran el Antiguo Testamento, podrían llegar a partir de la predicación, a la conversión, a la Verdad propuesta en el Nuevo Testamento; pero, a partir del descubrimiento del Talmud a finales del siglo XII, dicha tesis agustiniana comenzó tornarse imposible, por lo que las naciones decidieron (España la última de todas, lo repetimos) evitarlos como un elemento extraño al cuerpo social y hasta nocivo para el bien común.

5) ¿Por qué Isabel, que inicialmente era favorable a los judíos, terminó por expulsarlos?

La decisión de la reina será catalogada como el mal menor, especialmente a partir de los brotes de violencia que empezarían a darse en España con las Cortes de Toledo (1480), que establecían la segregación terminante de las juderías y a partir de atentados mutuos entre ambas facciones. Esto, sumado al rechazo por la usura de los prestamistas judíos y ciertos acontecimientos violentos, determinará a los Reyes a seguir lo que sus pares europeos habían hecho años atrás.

6) ¿Acaso la Inquisición Española no inventó como excusa el asesinato ritual del «Santo Niño de la Guardia» para que se terminara de expulsar a los judíos?

La historiadora judía Leroy sostiene que «los inquisidores de Toledo en 1490 fraguaron probablemente todas las piezas de la historia del Santo Niño, de 3 o 4 años, martirizado por los judíos». Esto no fue así y a partir de afirmaciones como ellas se ha fraguado la leyenda negra respectiva. El trabajo de Fita ya citado es terminante. La excesiva escrupulosidad con que trabajaba la Inquisición (hoy reconocida incluso por autores judíos) impide tal afirmación; pero más aún lo impiden los innumerables testimonios recogidos a partir de este largo y meticuloso proceso, como dijimos más arriba. Indudablemente que el crimen ritual no fue una «práctica judía», sino simplemente la práctica nefasta de algunos judíos en algunos casos («una golondrina no hace verano», dice el refrán), pero que el hecho existió y que coadyuvó a empeorar los ánimos, es indudable. La impugnación del proceso recién llegaría con los años y con los calumniadores de España.

7) ¿Cuál fue la verdadera causa de la «expulsión»?

No hay por qué dudar de las razones aducidas por los mismos reyes en el decreto de expulsión de Marzo de 1492, cuyo texto, en lengua original citamos:

Bien sabedes o debedes saber que porque nos fuimos informados que en estos nuestros reynos abia algunos malos christianos que judiçaban e apostataban de nuestra santa Fe católica , de lo qual hera mucha causa la comuniçacion de los judíos con los christianos, en las cortes que hizimos en la çibdad de Toledo el año pasado de mill e quatroçientos e ochenta años, mandamos apartar a los dichos judíos en todas las çibdades e villas e lugares de los nuestros reynos e señorios e dalles juderías e lugares apartados donde bibiesen, esperando que con su apartamiento se remediaria. E otrosi obimos procurado e dado orden, como se hiziesen inquisiçion en los dichos nuestros reynos e señorios, la qual como sabeys ha mas de doze años que se a fecho e faze, e por ella se an hallado muchos culpantes según es notorio e según somos ynformados de los ynquisidores e de otras muchas personas religiosas, eclesiásticas e seglares, consta e pareçe el gran daño que a los christianos se a seguido e sigue de la participaçion, conversaçion y comunicaçion que han tenido e tienen con los judíos, los quales se prueba que se procuran siempre, por quantas bias e maneras pueden, de subvertir e subtraer de nuestra Santa Fe Catolica a los fieles christianos e los apartar della e atraer e perbertir a su dañada creençia e opinion, ynstruyéndolos en las çeremonias e obserbançias de su ley, haziendo ayuntamientos donde les leen e enseñan lo que han de creer e guardar según su ley, procurando de çircunçidar a ellos e a sus fijos, dandoles libros por donde rezasen sus oraçiones e declarandoles los ayunos que han de ayunar e juntandose con ellos a leer y enseñarles las ystorias de su ley , notificandoles las pascuas antes de que vengan , avisandoles de lo que en ellas han de guardar y hazer, dandoles y llebandoles de su casa el pan çençeño e carnes muertas con çerimonias, instruyendoles de las cosas que se an de apartar, asi en los comeres como en las otras cosas por obserbançia de su ley e persuadiéndoles en quanto pueden a que tengan e guarden la ley de Muysen, haziendoles entender que non ay otra ley ni verdad salvo aquella. Lo qual consta por muchos dichos e confesiones, asi de los mismos judios como los que fueron pervertidos y engañados por ellos, lo qual ha redundado en gran daño, detrimento e oprobio de nuestra santa Fe catolica[3].

 

8) ¿Es verdad que el judaísmo era ofensivo para los cristianos, especialmente a partir de la actitud de los falsos conversos?

Leroy misma afirma —sin darse cuenta— que la expulsión se dio a raíz del espíritu claramente cristiano de los españoles de aquel tiempo: «los conversos comían kosher (…). Observaban el shabbat y muchos iban a la sinagoga (…). Observaban también las fiestas del calendario judío (…). Celebraban la Pascua judía (…). El niño es siempre circuncidado (…). Los matrimonios de los conversos se celebraban según el rito judío (…) y los funerales eran naturalmente judíos»[4]. ¿Cómo evitar que los ánimos se enardeciesen en una época donde la filosofía del Evangelio gobernaba los estados y las almas?

9) ¿La expulsión fue una operación de lucro por la cual los Reyes se enriquecieron con los bienes judíos?

¡Todo lo contrario! La suspensión del derecho de residencia implicó una pérdida monetaria de al menos el 5% de la renta; además, al tener que emplear muchos jueces e instructores, movilizando a las autoridades y a la fuerza pública, el proceso fue enormemente costoso para el Tesoro real. Los 2.275.000 maravedíes que ingresaron al tesoro real apenas bastaron para sufragar los gastos públicos de su misma expulsión. Esto se conoce bien a partir de las cuentas del tesorero Morales, que hizo el balance de esta última operación. Además, los bienes y créditos que los judíos dejaron, las más de las veces se distribuyeron a los antiguos patronos de los judíos y a las diócesis en que habían estado instalados, como indemnización por «la pérdida de vasallos y de rentas» a causa de la expulsión.

10) ¿Debería ser santa, de una vez, Isabel de Castilla?

Claramente sí.

 

Que no te la cuenten…

P. Javier Olivera Ravasi, SE

 


[1] Jean Dumont, Isabelle la catholique, Criterion, Paris 1992, 113-128.

[2] Béatrice Leroy, L’expulsion des juifs d’Espagne, Berg International, Paris 1990 ; (citado por Jean Dumont, ibídem, 114).

[3] Archivo General de Simancas, Patronato Real, leg. 28, fol. 6, publicado por Luis Suárez Fernández, Documentos acerca de la Expulsión de los judíos, Valladolid, CSIC 177 (1964), 391-395.

[4] Béatrice Leroy, op. cit., 117-120

 


PARA SUSCRIPCIÓN A LOS POSTS VÍA WHATSAPP, seguir estas indicaciones:

  1. Añadir a la agenda de contactos de su teléfono este número tal como está: 005491135809554 o bien +5491135809554 (pueden agendarlo como “Que no te la cuenten” o como deseen).
  2. Una vez agregado, enviar un mensaje vía Whatsapp con la palabra “ALTA” (es imprescindible enviar un primer mensaje para poder ser agregado a la lista).

Ya está. A partir del próximo post comenzarán a recibir automáticamente las nuevas entradas en sus teléfonos.

– Para realizar una donación voluntaria, AQUÍ